ANÉCDOTAS TEATRALES

Muchas son las anécdotas sucedidas a través del tiempo en esta hermosa profesión. Aquí les dejo algunas para que las disfruten.

Representando "Culpables" de Jaime Salóm, en el Teatro Príncipe de Madrid, se había producido una avería y caía agua desde el techo a la platea. Las localidades afectadas no se vendieron y se dio la representación. Luisa María Payán, la actriz protagonista, había advertido a los actores que no se pronunciara la palabra "lluvia" para evitar las burlas del público.
Pero, durante el segundo acto, representando una exhumación en un cementerio el bueno y despistado Pepe Vivó, olvidado de la advertencia dijo: "y menos mal que ha dejado de llover...". Uno de esos espectadores ocurrentes, presente en el casi lleno patio de butacas exclamó:

- "¡Eso será ahí, en el escenario!


********************

La Argentinita, Encarnación López, nacida en Buenos Aires en 1898, hizo su carrera en España destacándose como bailarina excelente y de gran clase, sobresaliendo también como simpática cantante. En su espectáculo en el teatro Romea, en uno de sus cuplés: “El matrimonio”, realizaba una imitación de Raquel Meller. Esta asistió una noche a la función. Al finalizar la interpretación del cuplé se levantó del palco y fue al escenario, sin gritos, tranquilamente le dio una cachetada a Encarnación delante de todo el público y le dijo:

-¡Y esto es para ti!

Dejándole en claro que una artista de su talla no aceptaba imitaciones.




********************

Doroteo Martí, uno de los grandes divos del teatro español del siglo XX tenía costumbre de dirigirse al público. Representaba la Pasión y, al final de la obra, clavado en la cruz, dejaba caer la cabeza sobre su pecho como muestra de haber exhalado su último suspiro. Ruedan las lágrimas por las mejillas de muchas espectadoras. Desciende y sube el telón repetidas veces para corresponder a los aplausos de un público entregado y conmovido. En una de estas subidas el telón no desciende inmediatamente, queda alzado. El crucificado yergue la cabeza y en el tono más natural y simpático del mundo, se dirige a los espectadores, todavía conmovidos, y les anuncia:

Mañana, en funciones de matinée y vermouth: Genoveva de Brabante!

Y vuelve a quedar postrado, clavada la barbilla en el pecho, desmadejado el cuerpo, mientras continúan los aplausos.

********************


Un actor en plena representación, se le olvido un párrafo y obligo al resto de compañeros a pasarse cuatro páginas. Un espectador comentaba acabada la obra:

-“Es la cuarta vez que la veo, y hoy la he encontrado mas ágil. Me ha gustado más que nunca”.


********************

El cómico Luís Manzano, que cumplió varias temporadas de éxito en el Teatro Apolo allá por los años veinte, se encuentra actuando en Málaga con un sueldo exiguo. Y apenas tiene para lo más preciso.
Ante esta delicada situación económica, reunido consigo mismo en junta general, decide por unanimidad no abonar un céntimo a la patrona en cuya casa se hospeda. Un día la patrona que, aunque sea la excepción, era una infeliz, pregunta muy intrigada a uno de sus huéspedes:

-¿Sabe usted lo que quiere decir "bohemio"?
-Naturalmente. ¿Por qué me lo pregunta usted?
-Porque el señor Manzano me ha dicho que él no paga porque es "bohemio".

********************

Era una compañía de teatro con tan pocos recursos, que ocurrió lo siguiente: Tenían que representar "Los Claveles" (Una zarzuela) Y en momento de la salida del camarero, este hacia mutis, tomándose una cerveza que había ido a servirles. El Actor se la tomo de verdad, y en la función de noche, cambiaron la cerveza por un vaso con agua.


********************

Henry Irving, el gran actor inglés (intérprete de la primera versión de "Drácula", de Bram Stoker, en el teatro) desempeñó durante parte de su carrera el cargo de director del Lyceum Theatre.
Para una de las obras que preparaba, se hizo necesario conseguir un caballo, e Irving empleó varios días buscando uno adecuado para sus propósitos. Finalmente, trajeron uno, y para asegurarse, el actor preguntó al dueño del animal.

- ¿Es manso este animal?
- Por supuesto, sumamente manso- respondió el dueño,- y muy adecuado. Hace poco, en el Majestic Theatre, sirvió al actor Beebohm Tree, cuando éste representaba la obra "Ricardo III".


En ese momento, el caballo aprovechó para dar un enorme bostezo. Irving se lo quedó mirando con sorna, y comentó a su dueño:
- Sí, manso es. Pero... no me lo quedo. ¡Me parece que este caballo tiene demasiada tendencia a la crítica teatral!

********************


Una vez cuando se estaba representando la Casa de Bernarda Alba, a la producción se le ocurrió utilizar un maniquí para simular el personaje de Adela la hija menor de Bernarda Alba,
El maniquí colgaba y simulaba bien el cuerpo de alguien que se había quitado la vida colgándose del cuello; se vio tan real y veraz; mas, de pronto, una de las piernas del maniquí se cayó al suelo desatando la risa espontánea del público


********************

En el montaje de la obra “La muerte de García Lorca” presentado en el “Teatro Nacional” en Caracas en 1980 u 81. se mezcla lo terreno con lo sobrenatural.
Se trataba de un recorrido íntimo por las últimas horas de la vida del poeta, casi un monólogo que tocaba en lo mas profundo de los espectadores de una manera demoledora.
La temporada fue de muchas funciones a sala llena, la última de ellas en una tormentosa noche tropical.
Una de las escenas transcurría con el poeta sólo en mitad del escenario que iluminado por un spot prácticamente cenital rezaba a un Dios en el que no podía creer. En un momento dado levanta la voz y le exige una respuesta… el teatro quedaba en esos momentos sumido en el más profundo de los silencios ahogados por la tensión dramática del cuadro. Pero en este caso, apenas acababa de hablar el actor desde las tablas, el retumbar ronco y profundo de un largo trueno asaltó a traición. Finalizadas las últimas reverberaciones del fenómeno meteorológico todos guardaron silencio uno o dos segundos más, hasta que como necesaria catarsis a la tensión acumulada echaron a reír.


********************

En mayo de 1973, Alejandro Romay contrató a Nélida Lobato y a Zulma Faiad para “Escándalos”, la nueva revista de El Nacional. El productor tuvo que mandar a construir un segundo camarín principal, doble y con baño incluido, para que no hubiera diferencias entre las figuras. Pero el problema mayor estalló con el cartel.

Romay lo resolvió de una forma ingeniosa: mandó a construir un molino, para la marquesina, con los nombres de ambas en sus aspas, que giraban permanentemente y no se sabía quién estaba primero.


********************

Los animales "no contratados" y frecuentes en los teatros son los murciélagos y las ratas. A principios de los años 90, el Luna Park de Buenos Aires, estaba lleno de murciélagos en su parte alta. A menudo se electrocutaban con las luces o caían medio moribundos en pleno escenario de Drácula, el musical. Quedaban los cuerpos en los carros escenográficos y, en una ocasión, Paola Krum revoleó su capa de Lucy y desparramó unos cuantos murciélagos muertos entre sus compañeros. En la misma obra, una vez una rata apareció en escena y logró que cundiera el pánico entre las actrices que vestían lujosos miriñaques, que les dificultaba correr del animalejo.


********************


Un musical que tiene numerosas anécdotas es Jesucristo Superstar, en la versión que dirigió Rubén Elena, en 1989. El que más sufrió fue Aníbal Silveyra, quien interpretaba a Jesús. No sólo porque había un actor que le pegaba latigazos en serio, sino porque en una función, a aquellos que sostenían con cuerdas la cruz, donde estaba crucificado, los traicionaron sus fuerzas. La cruz comenzó a ceder hacia adelante y Silveyra tuvo que resucitar a Jesús pero con el grito de:

- ¡¡¡Socorrooooooooo!!!





Y por ésta vez, dejemos descansar la pluma.

1 comentario: