MÁGICAS PALABRAS

Hoy se cumplen tres años desde que publiqué el primer artículo en este blog y cuando empecé la aventura de publicar, lo hice pensando en que fuera un apoyo a colegas actores, directores y sobre todo a maestros y estudiantes, ya sea de teatro y/o secundaria y le añadí la página de libretos teatrales habida cuenta de lo dificultoso que es conseguir libretos para dramatizar.
Lo mismo sucede con el resto de artículos, fotos, cuadros y vídeos ilustrativos. los cuales son el resultado de investigaciones, conversaciones con personas relacionadas al tema, visitas a bibliotecas y dedicación por mucho tiempo para terminarlos. 
Durante estos años, me han escrito de muchos países -además del mío- solicitándome les envíe los textos publicados, cosa que he hecho con el mayor de los gustos.
Obviamente eso me anima a seguir adelante, pero... -siempre hay un pero-  la forma de solicitarlos a veces me desconcierta, por decir lo menos.

"Necesito el libreto de.... "

"Hola, quiero el guión de... mándamelo"


"De prepa 2, necesito el libreto ... para una obra teatral de experimentación, esta la tengo que presentar hoy"


"Oye, para mañana tengo que llevar un libreto y quiero que me envíes el de... pero ¡ya!"


"Petición del texto ... para montar con estudiantes de secundaria México"

"Bonita la foto, la quiero" 



Y así por el estilo.
Notarán que en cada uno de los pedidos mencionados la gran ausente es la frase:"por favor" y obviamente "gracias".
Es decir las "palabras mágicas"
Por eso titulé a este post "Mágicas palabras"
Porque ellas abren muchas puertas y su ausencia también puede cerrarlas -en caso estén abiertas- porque es la mínima cortesía que nos debemos unos a otros.
Huelga decir que cuando recibo ese tipo de mensajes no hay ninguna respuesta de mi parte, simplemente van a la papelera, aunque a veces -cuando estoy de buen humor- les contesto pero no les envío nada.
Y otro punto -que para mí es especial- es el de indicar de donde escriben y como se llaman.
Aquí las respuestas son propias de un niño del kinder:

"De mi laptop"

"De la cabina"

"De la casa de mi amiga Luciana"

"De la computadora de mi papá"


Y en cuanto a nombres:

"Gatita loca"

"Nik"

"Princesa de Fantasilandia" 

Con los textos sucede algo común, todos piensan que yo sé cual es el que necesitan o están leyendo en ese momento, y así me escriben:

"Quiero una copia de esto" 

"Adjúnteme este exto que acabo de leer, porque no se puede copiar y pegar" 

"Por favor, envíeme una copia del texto que está buenísimo" 

Todo muy bien pero, ¿Cuál es el texto al que se refieren? Porque adivino, no soy.

Y cosas por el estilo, cuando yo me refiero a su ciudad, a su país, es porque de eso depende que yo les cambie o les advierta sobre determinadas palabras o modismos propios, que sólo usamos en Perú y además al identificarse  con un nombre y apellido y no un apodo, sé que hablo con personas, no con entes.

No quiero que se piense que soy un engreído o un pedante, todo lo contrario, pero así como yo trato y pido las cosas que pudiera necesitar, de igual forma espero que se me trate.
Nada más.

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, creo que a veces las personas piensan que merecen tal y cual cosa o que el "por favor" va implícito, como sujeto tácito... Si tomara tu caso como ejemplo creo que me despedirían del trabajo porque "el cliente tiene la razón" una frase terriblemente mal interpretada. ¿Podrías publicar mi comentario, POR FAVOR? :)

    ResponderEliminar
  2. gracias, por dar y tratar de educar también, estoy totalmente de acuerdo contigo, es possible q si dices. palabras mágicas, comprendan el sentido de las cosas q se escriben o dicen a diario. así nos sería más fácil entendernos. te saludo

    ResponderEliminar